Gloria Juste: «El deporte de las mujeres es correr de un sitio a otro»

¿Conciliar familia y trabajo requiere más esfuerzo que correr una maratón?–Nunca he corrido una maratón, pero creo que ambas cosas requieren bastante esfuerzo y ambas se pueden conseguir… La diferencia es que, cuando uno es capaz de encontrar un buen equilibrio y conciliar, la medalla no se la pone uno, sino todos los que tenemos alrededor.
?–¿ Y no cree que lograr que tal conciliación sea una realidad resulta casi tan de ciencia ficción como ganar esa carrera–Quiero creer que no. Quiero pensar que con esfuerzo, con compromisos y también con apoyos externos se puede conseguir conciliar, igual que algunos consiguen ganar una maratón.
–¿Presidir una Fundación como la suya requiere ser una corredora de fondo?
–Desde luego, es imprescindible. Sobre todo porque se requiere mucha paciencia y mucho tesón para lograr llegar a la meta con los objetivos cumplidos.
Ya que hablamos de correr, usted, además de su familia y de su trabajo, ¿se ocupa de mantenerse en forma?
–Menos de lo que debería. Siempre he sido muy deportista, pero ahora me resulta complicado sacar tiempo: me comen otras cosas.
–¿Y qué deporte practica?
–Ahora poco, pero a nivel familiar hago bici, porque me permite practicarlo con los niños, y tenis porque algunos de ellos juegan ya mejor que yo.
–¿Y no cree que hay algunas mujeres que, dadas sus obligaciones, sólo pueden practicar el deporte de correr de un sitio a otro?
–Ése es el deporte nacional por excelencia para las mujeres; pero ojalá encontrásemos tiempo personal –que es algo que potenciamos mucho en la Fundación– y pudiéramos disfrutar de valiosísimos espacios para dedicar al deporte.
–¿A la mayor parte de los hombres el trabajo en equipo sólo les interesa en el campo de fútbol pero no en casa?
–De momento, sí, pero nosotros desde la Fundación queremos convencerles de que no «jugar en equipo» en casa les hace perderse una parte fundamental de su vida personal y familiar, que es lo más importante de la vida, aunque suponga un esfuerzo.
–Por cierto, ¿a usted le gusta el fútbol?
–A mí cada vez menos, la verdad. Antes jugaba muchísimo al fútbol, pero ahora veo demasiado fútbol en mi casa.
–¿Tiene equipo?
–Yo no, pero en mi casa, sobre todo mis hijos, son firmes defensores del Real Madrid, a pesar de la situación por la que está atravesando este año.
–¿Dónde se desperdicia más talento en ese Real Madrid al que vapuleó el Barça en su propio campo o en las empresas?
–A mí desde luego me preocupa bastante más el talento que se desperdicia en las empresas, que se desperdicia a raudales. Para empezar, se desperdicia el talento femenino, pero, además, por esta forma de trabajar tan rígida y tan poco humana también se desperdicia el talento masculino.
–¿Qué formación política ha metido más goles en la consecución de los derechos de las mujeres?
–Yo creo que ninguna ha metido los suficientes. Me gustaría y echo de menos una forma de conseguir derechos muy diferente. Parece que la igualdad de oportunidades es un derecho que ha comenzado a reivindicarse en el año 2007 con la Ley de Igualdad, pero creo que es algo de lo que han hablado mucho todos los partidos políticos, pero se ha actuado poco.
El próximo 20 y 21 de abril su fundación celebra el IX Congreso Mujer, Familia y Trabajo «Miradas Cruzadas». ¿Es su forma de conseguir que haya más personas que «suden» la camiseta de la conciliación?
–Es un paso más. No creo que con esto vayamos a cambiar el mundo, pero sí queremos servir de escenario y espejo para muchos agentes sociales, a los que hay que concienciar para que se pongan la camiseta de la causa.

En primera persona
«Nací en Madrid en 1972. Estoy casada, tengo cuatro niños y espero el quinto. Me siento orgullosa de mi familia, me arrepiento de ir demasiado deprisa y de no ser capaz de disfrutar cada minuto. Valoro a los que saben hacer la vida agradable a los de al lado y detesto la mentira. Perdono, olvido, soy tenaz, capaz de trabajar en equipo y bastante precipitada. Me gustan la cerveza y los huevos fritos con patatas. A una isla desierta me llevaría a mi familia. Mi manía es comer pipas, no tengo sueños que se me repitan. De mayor me gustaría ser una abuela que contagie mucha alegría, y si volviera a nacer sería como soy ahora, pero mejorando muchas cosas

19 Abril 10 – Marta ROBLES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: