Cosas serias e importantes

Cosas serias e importantes.

Dice mi padre que esto de la maternidad me está, y perdón por la expresión tan políticamente incorrecta, amariconando. Y no le falta razón. Estos días pensaba que debía empezar a escribir cosas más serias en el blog, comentarios y citas que suscitasen un debate, que dieran noticia del estado de la cuestión, del que nos manejamos en la Fundación ( y es que hay muchas y muy serias y muy profundas de las que hablar y escribir)  y dejar de contar mi vida por fascículos que al fin y al cabo no es tan interesante y suponía por una parte un alarde de vanidad, en el sentido de creer que lo que me pasa pueda interesar a los, de momento pocos lectores de este blog, y de otra una utilización personalista del mismo, que tampoco está bien.

Sin embargo he cambiado de opinión de nuevo mi silenciosa y dormilona Almu, me ha dado la respuesta, me está dando muchas respuestas esta niña para la corta edad que tiene, dos meses recién cumplidos.

Todas esas posibles entradas en el blog hacen referencia a cosas serias, que merecen la pena, que me interesan y que creo son parte de hilo conductor de nuestra Fundación pero, y a lo mejor me estoy pasando y mi encierro lactante me hace ver el mundo a través de un bebé de dos meses, no son verdaderamente importantes, son muy serias y como tal deben tratarse, pero en el fondo no son el motivo que nos condujeron a la mayor parte de las socias a participar en este proyecto, era la maternidad y de ahí todo lo demás…

 Lo importante, lo verdaderamente grande es lo que estoy viviendo en estos momentos, que es imperceptible, que parece una esclavitud en muchos momentos de la que queremos salir rapidito, rapidito para continuar con nuestro ritmo frenético, y no, no es así. Y me estoy dando cuenta ahora que estoy criando a mi cuarto hijo y que por eso de que la experiencia es un grado, y lo es, me puedo deleitar en este milagro de la vida, y admirarme, y regodearme en él y no sentir cargo de conciencia, y no creerme poca cosa por estar todo el día cambiando pañales y hablando de ello, y deshaciéndome cuando Almu hace una mueca esbozando su primera sonrisa, y preocuparme cuando lleva estreñida dos días, y admirarme de que agarre fuerte mi mano y mi camisa cuando tiene hambre, y ver cómo va creciendo y hacerle fotos, muchas fotos para que no se sienta menos querida por haber sido la cuarta, y fijarme cada día en si el color de sus ojos cambia con la esperanza de que los tenga tan bonitos y tan azules como su padre, y llenarme de una profunda felicidad cuando sus hermanos le tapan, achuchan, besan y en fin todas esas  pequeñas cosas…las más hermosas e importantes no se pueden dejar escapar como si nada, hay que atraparlas, aunque sea en unas letras para recordarme y recordarnos la belleza, la singularidad y el privilegio de vivir estos momentos y poder compartirlos y destacarlos y subrayarlos en fosforito para que no se nos olvide, lo verdaderamente importante…

Marta Lora-Tamayo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: